lunes, 24 de julio de 2017

Votar por votar

Ni vivo en Catalunya ni soy catalán, por lo que para la mitad de personas que viven en esa comunidad mi opinión no vale, o no es relevante. Claro, yo soy de Madrit. Yo les robo, y como ladrón de catalanes que soy, no puedo opinar sobre su cuestión. Así funciona esto.

Me parece grave, aunque más grave es que, basados en el principio anteriormente expuesto, la opinión de los contrarios a la independencia dentro de Catalunya valga lo mismo que la mía fuera de ella, es decir, nada. Somos fachas, espanyolitos de bien que no vemos el camino de color, luz y fantasía que entre Puigdemont, Junqueras y la CUP (manda huevos) muestran a los catalanes: la ansiada independencia, la panacea vestida con barretina que sacará a Catalunya de todos sus males, y a los Pujol de la cárcel. Porque los Pujol robaban al Estado Español y eso no es tan malo.


Muchos dirán que exagero. Que, de nuevo repito, no tengo ni idea de lo que viven y sufren los catalanes en sus carnes. Porque claro, como no tengo acceso a TV3, Canal Nacional Catalán; ni RAC1, ni puedo leer La Vanguardia, El Periódico o el Ara; no sé qué pasa. Véase esto último como ironía, que nos conocemos, puesto que sí veo TV3 y su manipulación, sí escucho RAC1 y cómo dan las horas en huso horario catalán (preocupante que esto también pase en la SER), y sí leo La Vanguardia, El Periódico y el Ara, y sus artículos en ocasiones falaces e incendiarios con el resto de España. Pero, aun así, mi opinión sigue sin valer.

Como decía, debo ser yo, que no he visto el camino. Sí lo han visto muchos hijos de españoles que acabaron en Catalunya y se han convertido, como muestran los replys al tweet que publicó el español de nacimiento Rufián, donde se contaban casos similares al suyo. Porque a ellos la Andalucía que los vio nacer, y a sus padres, abuelos, tíos, primos, sobrinos… les da igual. Ni que hablar de Madrit, Castilla o Cantabria. Por eso quieren votar. Votar por votar. Botar por botar.

Quieren botarse votando en un “referéndum” ilegal que ni siquiera han tenido valor aún para convocar oficialmente. Quieren votar sin garantías, otra vez, y usar esos votos de manera torticera contra España y una parte de los catalanes. Para luego, cuando se aplique la ley, convertirse en víctimas del sistema opresor que les condena por poner urnas. Esto ya nos lo sabemos, ya lo hicieron y lo volverán a hacer ante la inacción de Rajoy (¡qué sorpresa!) y del resto de partidos que forman el Parlamento Español que, ante el miedo de perder votos en unas próximas autonómicas, siguen haciendo el juego a los golpistas en detrimento de sus propios votantes.


España va a la deriva desde hace tiempo, y a los españoles nos la sopla. Cada día que pasa estoy más convencido que el lema nacional debería ser: “Tenéis lo que os merecéis”. Los catalanes los que más, y poco les pasa. Sigan votando Pujolismo creyendo que así hacéis frente al PP y a Franco. Sigan votando Esquerra creyendo defender valores sociales catalanes. Sigan votando a la CUP, por lo que sea que les votan que todavía no lo he entendido. Sigan, sigan, como dirían en catalán, “fent un pa com unes hòsties” (haciendo un pan como unas tortas). Ellos mismos se lo comerán. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario