lunes, 4 de septiembre de 2017

Vuelve la radio, vuelve la vida

Realmente la radio no ha vuelto porque nunca se ha ido. Fe de ello dan los polígonos y las guayaberas de Herrera que está casi más en la radio durante el verano que en la temporada regular.

Escribo estas líneas mientras escucho vía podcast (la radio moderna) el inicio de Toni Garrido en el Hoy por Hoy. A nadie engañamos si decimos que la marcha de Gemma es (en presente) traumática, como tampoco engañamos si decimos que el fichaje de Garrido para el tramo de magazín es un acierto absoluto. Cada uno tiene sus preferencias y yo pienso en él en La Ventana, por ejemplo, pero está donde está. Y, como decían los de la Cope allá por 2010, Garrido está donde le gusta estar.

Se me han puesto los pelos de punta al escuchar de nuevo la voz de Carlos Llamas, a Francino llorando su muerte en el Hoy por Hoy, la despedida de Ángeles Afuera, a Herrera ahora competidor cuando presentaba “Las Coplas”, el “Pepe un purito” y la voz de Lama en Johannesburgo. Si la SER empieza a recordar su pasado como algo bueno estará avanzando. Si sigue escondiendo la fonoteca porque quienes estuvieron en su casa 30 años ahora están en otras, seguirán equivocándose. “Pase lo que pase está la SER”, decía Nierga en uno de los cortes finales. Y esa es una gran verdad. Como la de que si la SER no existiese habría que inventarla. La Cadena SER, es, ha sido y será la radio más escuchada siempre, y no sólo porque el EGM lo monten ellos. Lo es porque tiene un abanico de pluralidad, en ocasiones amenazado, que lleva a la gente a quedarse en ese dial. Uno no pone la radio para ver qué le cuentan, por norma general la gran mayoría busca lo que quiere oír, y dentro de la pluralidad la SER y ahora Alsina y Julia se llevan ese nicho de mercado. Quizás yo lo vea así por cómo pienso, o por lo que me gusta oír.

Pero Garrido no fue el único en volver, o iniciar temporada. Como digo, Cope ya lo había hecho el viernes (mención especial a la apertura detemporada del Grupo Risa con Herrera), y Onda Cero hizo lo propio durante los últimos días de agosto como suele ser habitual. Sí volvía hoy, y se le veía con ganas, Federico a esRadio. Durante su hora favorita, la de la Crónica Rosa, y acompañado por Rosa Belmonte, Beatriz Cortázar y Emilia Landaluce, comentaron cómo no las fotos de la Pantoja en Ibiza, la muerte de Lady Di y otras tantas banalidades que nos llevan a entretenernos y divertirnos fuera del caótico mundo que tenemos. Federico es radio en estado puro, aunque no te guste lo que dice.

Quiero hablar también del cambio en JELO (Julia en la Onda): se añade una hora (la de las 15h) en detrimento de Onda Deportiva, e incluye nuevas secciones como Maldita Hemeroteca, Nuevo Orden Mundial del S XXI o Sociedad Anónima que le dan aún más (siempre en mi opinión) el liderato de la radio vespertina. Le deja cinco minutitos más a Monegal y recupera (si es que alguna vez se fue) a Sardá para El Gabinete. JELO, y Julia siguen afianzándose y ganando terreno a La Ventana. No sería de extrañar que en el último EGM de la temporada, y en parte gracias a la hora de más que suma, si no le supera sí le pise los talones al transatlántico que comanda Francino. Y eso sería un gran problema para la SER, pero no es menester elucubrar aquí ahora cosas que no vienen a cuento.

Señores, esto está en marcha y con lo movidito que se prevén septiembre y octubre la radio, más que nunca, contará lo que pasa. La SER, la COPE, Onda Cero, Radio Nacional, esRadio y otras tantas que me dejo por el camino informarán, entretendrán, divertirán y enfadarán a partes iguales a unos u otros. Como siempre ha sido, porque, aunque no lo parezca, la radio siempre ha estado ahí. Por Onda Media, por la FM, por internet, apps y podcast. Cada uno que elija lo que más le guste pero que nunca abandone la radio, porque la radio nunca le abandonará a él.

Comienza la temporada que acabará allá por julio con el Mundial. Vuelve la radio que nunca se fue, vuelve la vida.

Pegado al transistor, saludos cordiales.


Suso Rama 

No hay comentarios:

Publicar un comentario