miércoles, 11 de octubre de 2017

Chichinabo

Tal y como está el país supongo que lo correcto sería hablar de Catalunya. De hecho, el título está inspirado en su independencia: Independencia de chichinabo. Hecha a contramano, de aquella manera, y sin siquiera saber si tiene validez jurídica, no se puede considerar de otra forma.

Pero verán: no. Me niego ya a seguir dándole vueltas al torno, pues, la conclusión a la que llegaré no servirá de nada. De nada más que de encabronamiento personal, y es que pienso en el 155: a ratos me parece bien (siempre que no suponga entrar con los tanques por la Diagonal como ansían algunos), a ratos me parece mal (se haga como se haga les aportará a los indepes el punto victimista que buscan y, además, deberían de abrirse vías que no forzasen el llegar hasta ese punto). Por ende, y para no seguir mosqueándome, sudo. Allá ellos. Estoy ya cansado de esta historia. No son dos semanas lo que llevamos así, son 5 años de “Pasión de Catalanes”, y la siguiente temporada que ahora comienza me da pereza. Es lo que hay

Así pues, me toca buscar tema que vaya acorde al título. Puedo hablar de Masterchef Celebrity, que se ha quedado en Masterchef Chichinabo después de que hayan echado a Silvia Abril por una bechamel (¡por una bechamel!), mientras ahí siguen Bibi, musa-gay pero poco laboriosa entre los fogones; o Patricia, quien para no recurrir a tópicos machistas sólo diré que tiene de avispada lo mismo que de cocinitas. Una pena. Dicen, cuentan, rumorean que van a hacer repesca, y que ahí puede volver Silvia. Ojalá. Si no, seguirá siendo Masterchef Chichinabo.

Pero no, este tema no es suficiente. Busquemos más: fútbol. Uy, mejor no. Con decir que la Selección está en el Mundial vale. ¿Mundial de chichinabo? Who knows. Del Atleti ni palabra que toman apunte en otros foros, no vaya a ser… Jai. Me río de Janeiro. Si no me lee ni Cristo... Los chichinabos.

Más chichinabos, a ver… Pienso… Poco más. Estoy espeso. Veo LQSA con esperanzas de airearme del matrimonio Ferreras&Pástor (que diría Correa), que no se van de la tele ni p’atrás. Pobre criatura su filius, la crisis de España le deja sin padres cada dos por tres. Con lo bien que lo hace Cristina Pardo, que la podían dejar non stop 24/7, me la tienen de reportera a la muchacha buscando meter micro a quien sea posible. Presto especial atención a su técnica alcachofera de abajo-arriba mientras lanza una pregunta que bien podía ser una hostia sin manos. Y le da igual el partido que sea. Grande donde las haya. Ésta sí que no es de chichinabo, por suerte.

Ea, lo dejo estar. Volveré a escribir pronto si no hemos entrado en guerra. Si lo hacemos, hasta más ver. Nunca me ha quedado bien el fusil, viste muy poco. 

Achichinabado me despido


No hay comentarios:

Publicar un comentario