lunes, 17 de abril de 2017

El que se duerma pierde

Le volvió a ocurrir anoche a Joseba Larrañaga, pobre: un tertuliano se le durmió en pleno Tiempo de Opinión. Ya le había ocurrido antes, con uno de los futbolistas invidentes que participan en el programa, con Andrés Ocaña en Sevilla y con JJ Brotons. Pero lo de anoche le remató. Estaba de “suplente” de Castaño, aún de vacaciones, dirigiendo el Tertulión (suplente entre comillas porque ese Tertulión es más suyo que nadie) cuando comenzaron a oírse unos bufidos. Santi Duque por teléfono continuaba su speech y, cuando acabó, llegó el momentazo: “¿Se me ha vuelto a dormir alguien en directo?” En efecto: Emilio Pérez de Rozas. Sólo el berrido de Paco González le sacó del letargo.

De Rozas estaba anoche como lleva el Barcelona varias semanas: grogui. Ahora, cuando en una semana no ganas nada, pero sí lo puedes perder todo, el sueño de Emilio y del Barcelona es, como poco, preocupante. Ni aun remontando el miércoles el Barcelona habrá ganado la Champions, ni ganando en el Bernabéu habrá ganado la Liga. Pero perdiendo ambos se quedarán a la deriva, con un entrenador que lleva tiempo sin estar y con una plantilla que, “milagros” aparte, ha demostrado no ser ni la sombra de lo que fue. Pero claro, ahora tienes a Mathieu y Andre Gomes, y juegan.

Más despierto está el Madrid, que no pierde el idilio con los últimos minutos cuando lo necesita. Veremos si, pese a no perder ese idilio, pierde a Isco en verano. Gran artífice de que el Madrid hoy esté donde está en Liga, sólo la lesión de Bale parece darle oportunidades de jugar. Increíble pero cierto. Dicho esto, el Madrid tiene “la mitad del gorrino cazao”, que se dice en la Mancha. Mucho tiene que cambiar la cosa para que no estén en el bombo de semis y para que no ganen la Liga. Porque el Madrid, a diferencia del Barcelona (y de Pérez de Rozas), no se duerme. Como mucho se echa sus cabezaditas, pero lo acaba solucionando.

Mientras, al tercero en discordia no le da tiempo ni a pestañear. El Atleti no tiene tan claro el pase como parece, ni siquiera el tercer puesto por muy muerto que parezca el Sevilla (buena siesta se están pegando los hispalenses). En Leicester deben mantener la puerta a 0 y marcar, o si no se va a sufrir como perros. Lo dicho, ni dormirse, ni cabezadas ni pestañear. “El culo apretao”, que diría aquél.


Una vez llegados a este punto de la temporada sólo queda sentarse frente a la tele y rezar, el que sepa y quiera. Pero cuidado con dormirse, que el que se duerma pierde. Y de momento va perdiendo el Barsa. El lunes veremos si siguen o no. Lo que sí parece claro es que de Rozas seguirá en Cope aunque se duerma. Por cierto, ni dormido dejaba de interrumpir. Bendito él, que nos dure muchos años. 

PD: Audio de Pérez de Rozas dormido en el Tertulión de Tiempo de Juego http://www.cope.es/audios/tiempo-juego/emilio-perez-rozas-duerme-directo-tiempo-juego_228640

Suso

lunes, 10 de abril de 2017

El Niño se hace "major"

Dieciocho años después Sergio García Fernández, natural de Borriol (Castellón), regresaba a la salita mágica. Aquella donde, en su presencia, Jose María Olazábal recibió en 1999 su segunda chaqueta verde. Sergio se llevó el trofeo al mejor no profesional y prometió volver allí a recoger la suya. Ha tardado en llevársela, pero ya es suya. Y promete pelear por repetirla.

Les seré sincero: no tengo mucha idea de golf. No tengo muy claro cuándo es eagle, cuando birdie o cuando par. Ni si un golpe es bueno o malo. No se puede saber de todo en la vida. Tampoco me hizo falta: la emoción se transmite, y tanto los compañeros de Movistar+ Golf como los de Cope supieron transmitir y contar qué pasaba en cada momento. Durante el fin de semana hice el seguimiento del Máster de Augusta con más esperanzas puestas en el rookie Jon Rahm, que lo finalizó el 27ª posición, y quizás hice (hicimos) de menos a Sergio García. Sólo Quique Iglesias (Cope) lo avisó la semana pasada: “Cuidadito con Sergio que puede dar la sorpresa”. Y la dio. España se llevaba su quinta chaqueta, tras las de Seve y Olazábal, y se corona como país con más victorias tras los americanos. 18 años después España vuelve a reinar en golf.

La última vuelta fue espectacular. Ya venía con buenos números durante todo el torneo y esta vez no se vino abajo. Llegó empatado con Rose al domingo definitivo y, entre los hoyos 10 y 18 (bis), vivimos uno de los momentos más emocionantes, e importantes, en la historia del deporte español. Sacándola de debajo de arbustos, jugando con los montículos para entrar al Green, tocando el mástil de la bandera desde vayaustéasaber qué distancia. Locura. Y suspense. Parecía que se le escurría de nuevo un grande cuando a Rose le sudó la mano. Se le fue y mucho su bola de salida obligándose a ir a contramano en la lucha definitiva del desempate. Y a la segunda no perdonó el Niño. La clavó en el Green y con un putt de dos metros largos se coronó. Tenía dos opciones y a la primera la clavó. Le hizo la corbatita la bola, pero ayer era el día, y acabó cayendo. Gritó Sergio, gritó España. Y eso que era la 1 y media de la mañana, qué más da. Los que pudimos, lo vimos. Y los que no lo oyeron o leyeron en Twitter. Porque sabíamos que Sergio podía y lo merecía, ya después de ver su nivel en un gran Torneo Olímpico el verano pasado en Río.

Así, en la (triste) tarde-noche de un 9 de abril, Domingo de Ramos, el Niño se hizo “major”. Igual que la mujer se hizo Ministra de Defensa en la figura regia y respetable de Carme Chacón, Dios la guarde siempre. Contrastó la emoción del golf con la tristeza de la política, un día más, la vida y la muerte frente a frente.

Enhorabuena, Sergio. Ojalá con este Máster se abra una época dorada para nuestros golfistas. Nivel hay, está claro: a Sergio le queda mucho por delante todavía y, habiendo eliminado los fantasmas, esperemos que todo venga rodado. Pero no sólo con él, también con nuestro proyecto de estrella Jon Rahm, y sin olvidar a Rafa Cabrera Bello. Futuro hay, sólo nos queda esperar la suerte.

El día que Severiano Ballesteros hubiese cumplido 60 años su discípulo le rindió el mejor homenaje posible. Ayer todos nos acordábamos del Gran Caballero del Golf español, cuánto le echamos de menos...

“Hay vida más allá del fútbol”


Suso 

lunes, 27 de marzo de 2017

Vida y muerte

Llevo un tiempo complicado. El hecho existencial se hace presente en mí, quizás demasiado pronto. Pero no quiero hablar de mí, prefiero hablar del hecho.

Se fue, ya lo saben, Paloma Gómez Borrero el pasado viernes a los 82 años. 82 años que decía el carnet de identidad, pero Paloma tenía menos. Vivía en los eternos 25, benditos 25. La vitalidad, la bondad y la alegría que desprendía superaban su enorme profesionalidad. Era más que una mujer en el Vaticano. Más que la amiga del Papa, más que la primera corresponsal española de televisión.

Si algún día tengo que irme, pronto o tarde, quiero irme como Paloma. Rápido, sin hacer ruido y con las ganas de vivir intactas como el primer día. Con ilusión por seguir aprendiendo, aunque lo sepas todo. Con ganas de contar lo vivido, que ha sido mucho. Con amigos y conocidos despidiéndome gintonic en mano, riendo recordándome y con amargas lágrimas por la injusticia de la vida. Es la que nos ha tocado vivir, nos guste o no.

Paloma creía en Dios y la gente como ella, haya lo que haya al otro lado del túnel, seguro que está en un lugar providencial. Porque era buena, y daba una mano, un brazo y hasta una pierna si hacía falta por ayudarte. Aunque no te conociese. Yo no la conocía, sólo la admiraba como profesional y la quería como personaje. Por eso Paloma está al lado de su amigo Wojtyla, a la derecha del Padre esperando arriba a los buenos. Y a los suyos, su familia italiana en la que deja un vacío tremendo. Antes no estaba en casa porque disfrutaba en la tele y la radio; ahora no estará en casa porque estará contemplándonos desde arriba. Como tantos que nos dan fuerza para seguir incluso cuando todo parece perdido.

“Memento mori”, “tempus fugit” y “carpe diem”. Dichos que parecen vacuos pero que, a veces, significan más de lo que creemos. Por eso siempre hay que acudir a los clásicos. Por eso, los que nos dedicamos (o lo intentamos) al noble arte del periodismo, el de verdad, acudiremos a Paloma para conocer nuestra historia. La historia de España, de la religión y de la sociedad. Porque Paloma era más que una periodista, incluso más que un referente: Paloma era una buena persona.
Vuela por siempre, Paloma. Gracias por haber existido.


PD: “Querida Paloma: me he tomado la licencia de tutearte. Espero que, desde donde estés, perdones mi falta de respeto. Un abrazo”

PD2: Adjunto los artículos de Luz Sánchez Mellado y Rubén Amón este fin de semana en El País sobre Paloma, dos bellos homenajes a su figura

http://politica.elpais.com/politica/2017/03/25/actualidad/1490422706_279482.html

http://politica.elpais.com/politica/2017/03/24/actualidad/1490394945_564613.html?id_externo_rsoc=FB_CC

lunes, 20 de marzo de 2017

Sampaoli pistea, Simeone huele sangre

Se dice en el argot cinegético, el de la caza, que una res pistea cuando suelta un rastro de sangre tras haber sido tocada. Así se presentó el Sevilla de Sampaoli en la ribera del Manzanares, pisteando sangre tras los perdigonazos de Alavés y Leganés, y el tiro profundo en el bazo de Leicester. Las piernas empiezan a pesar, y más si es el primero año que se intenta llegar a niveles supremos.

Y esto que cuento lo sabía Simeone, vaya que si lo sabía… Ni siquiera la desafortunada lesión de Vrsaljko en los primeros compases movió su idea: ganar aplastando. No había más opciones, y se notó. Como también se notó la diferencia física entre un equipo y otro ahora mismo. Si en la ida el Sevilla ganó por piernas, y un poquito de suerte que nunca viene mal, ayer se vio sobrepasado desde el pitido inicial de Gil-Manzano, que sin errores graves ni influyentes desquició en momentos a unos y otros con faltas nimias.

Sin Torres, y con Gameiro y Carrasco, el Atlético llevó la manija durante los noventa y cuatro minutos que se jugaron, viendo como el Sevilla, que sí tuvo el centro del campo ganado durante muchos minutos; no conseguía desenmarañar la férrea defensa rojiblanca, por mucho que lo intentasen. Mueven mejor el balón que el Atleti, pero tienen menos idea sobre lo que hacer con él. El Atleti, que ya vuelve a respirar como equipo, finiquitó el duelo a balón parado, como en los viejos tiempos; y Koke puso la estocada final cuando aún podían haber hecho más sangre. Con 3-0 y diez-y-el-alargue por delante los indios levantaron el pie, a sabiendas que si seguían apretando podían haber conseguido una machada histórica. Pero no era necesario. El golaverage se quedó en casa, y el Sevilla a dos puntos. Algo quimérico si lo hubiésemos pensado hace unas semanas, como lo que pasó en Leicester.

Destaco positivamente la labor de Carrasco. Cuando hay que rajar se raja, y cuando hay que envainársela se envaina. Y hoy toca lo segundo, pese a que no se olvide lo primero. Ayer trabajó y bien: bajó, tapó, contragolpeó y manejó. Sólo le faltó marcar. Y eso que lo intentó, en alguna de ellas demostrando que eso de ser chupón no se le olvida. Pero estuvo bien. No me gustó tanto Griezmann, pese a su obra de arte. Ayer al Principito se le vio apático. Le costaba más correr, tanto hacia delante como hacia atrás, y con tres o cuatro fogonazos en el partido le bastó para ser considerado uno de los mejores. No para mí, quede claro. El mejor, una vez más, fue Filipe Luis. Ataca y defiende, y bien, además; y su esfuerzo es fundamental para el equipo.

Al Atleti sólo le quedan finales. Parece un tópico, pero es una realidad. 10 partidos en Liga, y al menos otros dos en Champions, para conseguir el objetivo principal: entrar directamente en Champions para la próxima temporada. Y para eso hay que ganar y esperar. Al Sevilla le quedan varias salidas de fuste, como Bernabéu y Camp Nou, donde deberá demostrar por qué merece ser tercero. Ayer no lo demostró, parece evidente.


Por cierto, me gustaría acabar alabando al fútbol modesto. No sólo las victorias vitales de Sporting y Rayo, ambos peleando por mantenerse en sus categorías; sino aquellos que están abajo, en 2aB y siguen movilizando gente como si estuviesen en Primera. Me refiero al Cultural Leones v Racing de Santander, y al Cartagena v Real Murcia. Cuatro equipos con aficiones que, ni mucho menos, son de donde están. Por cerca que estén geográficamente, por mucha rivalidad que haya, movilizar a más de 10mil personas no es nada fácil. Vivan ellos también, aunque no jueguen Champions ni salgan en portadas. También es fútbol. Bendito fútbol


Suso

miércoles, 8 de marzo de 2017

Lo que Espanya ens roba, Europa ens el doná

Lo hizo. Parecía imposible, pero para el Barcelona (y el Real Madrid) no existen los imposibles. Y menos si el que imparte justicia está de tu lado. Sí, lo sé, la semana pasada renegaba del tema árbitros y hoy empiezo con él. Pero es que, a mi juicio, ésta vez está justificado. Para mí podemos estar ante uno de los Grandes Atracos de la Historia, a la altura del Tren de Glasgow, el robo de “El Grito” de Munch o del Dioni llevándose el furgón.

Es obvio, porque lo es, que el Barcelona no sólo pasa a Cuartos por el árbitro. También lo hace por la inestimable ayuda de un entrenador con tanto cartel como miedo: Emery. Mira, si con un 4-0 a favor de la ida sales con el Dodotis puesto en la vuelta me parece que, lo más justo, es que te echen de la competición porque no estás preparado para seguir en ella. Es lamentable. Y eso no me lo quita nadie. Un planteamiento ramplón basado en meterse 11 en el área y darle el balón al Barcelona. En concreto a Neymar que completó un extraordinario partido. Ahora bien, tan cierto como eso es que si el trencilla no les regala un penalti tras un patético piscinazo, otro más, del Roedor Suárez; el Barcelona no pasa de ronda. Y se lo regalan porque son el Barcelona, como igual hubiese pasado si fuese el Madrid, no nos engañemos. De goles en fuera de juego, otros posibles penaltis, etc prefiero no comentar. El punto decisivo y determinante es regalarles ese gol en ese momento, y añadir 5 minutos.


El Barcelona está en cuartos de final sin esperarlo. Su mérito tiene la remontada, no digo que no, pero cuando el viento viene de cara todo es mucho más fácil. ¿Mereció pasar el Barsa? No lo tengo claro. ¿Mereció caer eliminado Emery por cagón? Sí rotundo. ¿El árbitro influyó de manera determinante en el resultado final? Sí, sin duda. Para mí, el resto, son habladurías. El Barcelona vuelve a ser (en Catalunya) el mejor equipo de la historia, el que representa el seny y los valors catalanes (como sean los mismos que los de CDC…) y el que lleva la bandera de la futura República Catalana por Europa. Decía el gran tuitero @israel_pr: “Lo que Espanya ens roba Europa ens da” [sic], lo firmo debajo. Gracias, amigo, por el titular. Yo no lo hubiese dicho mejor. 

lunes, 27 de febrero de 2017

Culebrón a la bolognesa

Telecinco lidera la noche dominical con un culebrón italo-argentino tras la entrada en la Casa de la novia de Marco. De parejas, tele y satélites de relaciones va la cosa.

Llevaba tiempo sin ver el GH Vip, lo reconozco. Y es que esta edición, pese al buen cartel que prometía… se ha ido diluyendo según pasaban los días. Demasiado buenrollismo, por un lado; demasiado forzadas las broncas, por otro. La entrada de Aída parece que animó el cotarro, más la segunda que la primera, y anoche el DBT de Sandra Barneda recuperó sensaciones en cuanto a la audiencia, que al final es lo que a ellos les interesa.

Y lo hizo, liderar la noche, con un producto igual pero distinto. Por un momento, cuando estaban Marco Ferri y su novia Aylén en el Confe, pensé que estaba viendo Nova y no Telecinco. Sólo faltó el “Televisa pressssenta…”. Lo demás, calcado. No digo que sea un montaje, que puede serlo (a ver si somos tontos ahora), pero yo empaticé con el pobre Marco. Ves a tu novia, por la que bebes los vientos a cada minuto desde que entraste, y la única reacción que ella tiene es… Frialdad. Ni mirarte a la cara, ni un beso, un abrazo o un “te quiero”. Menuda novia… Para mí no la quiero. Ya puedes ser un perro judío, y haber hecho las tropelías que sean, que en este caso ni las ha hecho la criatura, pero si quieres a una persona… Así no reaccionas. O no de primeras, por mucho que luego le “tires una piña a la cara”, como bien lo describió el italianini.

Me gusta el culebrón, y odio a las personas que cuando ven un problema entre dos sienten la necesidad imperiosa de meterse en medio y decir lo que cada uno tiene que hacer. En este caso Aída, que manda pelotas; y Daniela Blume que se autoproclamó “terapeuta de pareja” con la única función de chupar cámara. Daniela era buena cuando era buena. Cuando estaba con Josep Lobató, Patri y Uri calentando las noches de Europa FM. Cuando marchó a Los40 perdió la humildad, y la sesera. Lo que decía, que me lío, éstas dos se pusieron a decirle tanto una como otro qué debían hacer. Nadie habló seriamente con Marco intentando comprenderle, como sí que hacíamos algunos desde casa. Pero claro, desde mi sofá. No es decirle “déjala” o “sigue con ella”, es decirle “te entiendo, no has hecho nada y su reacción es de niñata”. Yo lo tengo claro, a mí me hacen eso en televisión y, si no está preparado, primero me hunden y luego la dejo. ¿Qué mierda de relación tenemos entonces?

Seré yo, que soy un anticuado, un tradicionalista o un machista. Estoy acostumbrado a que me llamen las tres sin yo ser nada de eso (que decía la señora de Callejeros con la bolsa en la cabeza). No se trata de machismo o feminismo, de defender a uno u otra según el sexo que tengan. Si Marco lo hubiese hecho mal, hubiese rebasado los límites que yo pongo a una relación (siempre esto es subjetivo) o hubiese tenido palabras mofantes o despectivas para con su señora, lo diría. Pero en este caso actúa mal ella, y algunas (bien porque sea el target mayoritario del programa y la cadena, o porque empatizan más) se ufanan en defenderla defendiendo sus actos. Nenas (y nenes) si actuáis así mal vais, al menos con gente como yo.

Ea, se nota que estar solico tanto tiempo da que pensar, y como no tienes tus propias broncas (y reconciliaciones) te fijas en las del resto. Y opino porque es un programa de televisión y para eso está, que otra cosa es la vida real. En la vida real yo sería Marco, seguramente, y sé que tendría gente a mi lado que me comprendiese y empatizase, sin dorarme la píldora y diciéndome las cosas como son. O cómo las ven, pero sin meterse en ningún lado. A lo tonto me ha quedado aquí un Tratado sobre el Amor del Desenamorado (o Desencantado Amorosamente) con el que muchos no estarán de acuerdo. Muy bien. Pero es lo que pienso, y como el tema fútbol se retroalimenta cada día más de árbitros y polémicas… prefiero hablar de tele y vida. Porque sí, hay vida más allá del fútbol. Y de Gran Hermano, dicho sea de paso.


Sean felices, solos o acompañados. 

miércoles, 22 de febrero de 2017

Íñigo, hueles mal

Se veía venir. Después de Vistalegre II, el Congreso de la Muerte, y después de las primarias que allá acontecieron se ven los primeros cambios. Y son significativos. De entrada, la muchacha de Iglesias, ésta Irene Montero, pasa a ser la portavoz de UP en el Congreso relevando al bueno de Errejón. Dicen que lo hacen porque la Montero, como muchos acostumbran a llamarla, es la cuarta persona más votada en las listas, la primera mujer. Y claro, hay que feminizar. Que Errejón haya sido más votada que ella ya tal.

Me gusta esta nueva forma de feminizar: enchufo a la concubina y a la ex la pongo detrás de una columna del gallinero. No vaya a ser… Parece que los Errejonistas, en contraposición a los Pablistas (también llamados “La buena gente”), huelen mal. Unos huelen a naftalina (naftalina de la gente), y los otros a perrete mojao. Por eso, además de esconder a Tania Sánchez en el guardarropa del Congreso, han quitado a Íñigo de primera línea. Que al final se va a pensar que es uno más y todo. Y por ahí Pablo no pasa. O, mejor dicho, los Pablistas.

Me da la ligera sensación de que Coleta Morada está muy mal rodeado. No sólo porque haya conseguido hacer un calco de su misma persona (pero con pechos) en el caso de su nueva número dos, pero con más cara de mala leche todavía; ni tampoco porque siga considerando “gente” a Monedero, que perdió el juicio completamente hace tiempo. Está mal rodeado porque, junto con su equipo, venden un mensaje que es una estafa. Lo de “aquí cabemos todos”, que decían, y lo de “unidad”; significa “Un mojón pa’l Errejón”. Y para los Errejonistas que ven cómo dentro de su propio grupo parlamentario empiezan a parecer apestados. Porque para “la gente”, ellos huelen mal. Por Dios, querer hacer política desde el Parlamento dejando de hacer el ridículo en la calle y la prensa. Qué loco estás, Iñi… El momento que vive Podemos lo define perfectamente la foto que ha ilustrado las hojas de distintos periódicos y en la que se ve a Montero e Iglesias sentados mirando a Tania Sánchez bajar una escalera. 


Con su pan se lo comerán, ténganlo claro. Queda aún un mundo, en principio, para las próximas generales, pero, ay como a Mariano le dé por apretar el botón rojo… Se queda sólo, y sin hacer nada. El PSOE defenestrado espera que llegue Susana Díaz para que le den el descabello. Podemos desangrado por su propia ansia de poder, y por su carácter pandillero internamente. Y Ciudadanos… es Ciudadanos. Mariano, si quieres otro rodillo es tu oportunidad. Yo votarte no te voy a votar, pero a los otros tampoco. En tu mano lo tienes. Dios sabrá si, cuatro años vista, te verás en otra igual. Es probable que no. En Podemos ya habrá ganado “la gente”, la buena, la que huele a naftalina y no a Metro a mediodía. Y el PSOE… No, el PSOE sólo huele a muerto. Como los pies de Errejón