lunes, 20 de marzo de 2017

Sampaoli pistea, Simeone huele sangre

Se dice en el argot cinegético, el de la caza, que una res pistea cuando suelta un rastro de sangre tras haber sido tocada. Así se presentó el Sevilla de Sampaoli en la ribera del Manzanares, pisteando sangre tras los perdigonazos de Alavés y Leganés, y el tiro profundo en el bazo de Leicester. Las piernas empiezan a pesar, y más si es el primero año que se intenta llegar a niveles supremos.

Y esto que cuento lo sabía Simeone, vaya que si lo sabía… Ni siquiera la desafortunada lesión de Vrsaljko en los primeros compases movió su idea: ganar aplastando. No había más opciones, y se notó. Como también se notó la diferencia física entre un equipo y otro ahora mismo. Si en la ida el Sevilla ganó por piernas, y un poquito de suerte que nunca viene mal, ayer se vio sobrepasado desde el pitido inicial de Gil-Manzano, que sin errores graves ni influyentes desquició en momentos a unos y otros con faltas nimias.

Sin Torres, y con Gameiro y Carrasco, el Atlético llevó la manija durante los noventa y cuatro minutos que se jugaron, viendo como el Sevilla, que sí tuvo el centro del campo ganado durante muchos minutos; no conseguía desenmarañar la férrea defensa rojiblanca, por mucho que lo intentasen. Mueven mejor el balón que el Atleti, pero tienen menos idea sobre lo que hacer con él. El Atleti, que ya vuelve a respirar como equipo, finiquitó el duelo a balón parado, como en los viejos tiempos; y Koke puso la estocada final cuando aún podían haber hecho más sangre. Con 3-0 y diez-y-el-alargue por delante los indios levantaron el pie, a sabiendas que si seguían apretando podían haber conseguido una machada histórica. Pero no era necesario. El golaverage se quedó en casa, y el Sevilla a dos puntos. Algo quimérico si lo hubiésemos pensado hace unas semanas, como lo que pasó en Leicester.

Destaco positivamente la labor de Carrasco. Cuando hay que rajar se raja, y cuando hay que envainársela se envaina. Y hoy toca lo segundo, pese a que no se olvide lo primero. Ayer trabajó y bien: bajó, tapó, contragolpeó y manejó. Sólo le faltó marcar. Y eso que lo intentó, en alguna de ellas demostrando que eso de ser chupón no se le olvida. Pero estuvo bien. No me gustó tanto Griezmann, pese a su obra de arte. Ayer al Principito se le vio apático. Le costaba más correr, tanto hacia delante como hacia atrás, y con tres o cuatro fogonazos en el partido le bastó para ser considerado uno de los mejores. No para mí, quede claro. El mejor, una vez más, fue Filipe Luis. Ataca y defiende, y bien, además; y su esfuerzo es fundamental para el equipo.

Al Atleti sólo le quedan finales. Parece un tópico, pero es una realidad. 10 partidos en Liga, y al menos otros dos en Champions, para conseguir el objetivo principal: entrar directamente en Champions para la próxima temporada. Y para eso hay que ganar y esperar. Al Sevilla le quedan varias salidas de fuste, como Bernabéu y Camp Nou, donde deberá demostrar por qué merece ser tercero. Ayer no lo demostró, parece evidente.


Por cierto, me gustaría acabar alabando al fútbol modesto. No sólo las victorias vitales de Sporting y Rayo, ambos peleando por mantenerse en sus categorías; sino aquellos que están abajo, en 2aB y siguen movilizando gente como si estuviesen en Primera. Me refiero al Cultural Leones v Racing de Santander, y al Cartagena v Real Murcia. Cuatro equipos con aficiones que, ni mucho menos, son de donde están. Por cerca que estén geográficamente, por mucha rivalidad que haya, movilizar a más de 10mil personas no es nada fácil. Vivan ellos también, aunque no jueguen Champions ni salgan en portadas. También es fútbol. Bendito fútbol


Suso

miércoles, 8 de marzo de 2017

Lo que Espanya ens roba, Europa ens el doná

Lo hizo. Parecía imposible, pero para el Barcelona (y el Real Madrid) no existen los imposibles. Y menos si el que imparte justicia está de tu lado. Sí, lo sé, la semana pasada renegaba del tema árbitros y hoy empiezo con él. Pero es que, a mi juicio, ésta vez está justificado. Para mí podemos estar ante uno de los Grandes Atracos de la Historia, a la altura del Tren de Glasgow, el robo de “El Grito” de Munch o del Dioni llevándose el furgón.

Es obvio, porque lo es, que el Barcelona no sólo pasa a Cuartos por el árbitro. También lo hace por la inestimable ayuda de un entrenador con tanto cartel como miedo: Emery. Mira, si con un 4-0 a favor de la ida sales con el Dodotis puesto en la vuelta me parece que, lo más justo, es que te echen de la competición porque no estás preparado para seguir en ella. Es lamentable. Y eso no me lo quita nadie. Un planteamiento ramplón basado en meterse 11 en el área y darle el balón al Barcelona. En concreto a Neymar que completó un extraordinario partido. Ahora bien, tan cierto como eso es que si el trencilla no les regala un penalti tras un patético piscinazo, otro más, del Roedor Suárez; el Barcelona no pasa de ronda. Y se lo regalan porque son el Barcelona, como igual hubiese pasado si fuese el Madrid, no nos engañemos. De goles en fuera de juego, otros posibles penaltis, etc prefiero no comentar. El punto decisivo y determinante es regalarles ese gol en ese momento, y añadir 5 minutos.


El Barcelona está en cuartos de final sin esperarlo. Su mérito tiene la remontada, no digo que no, pero cuando el viento viene de cara todo es mucho más fácil. ¿Mereció pasar el Barsa? No lo tengo claro. ¿Mereció caer eliminado Emery por cagón? Sí rotundo. ¿El árbitro influyó de manera determinante en el resultado final? Sí, sin duda. Para mí, el resto, son habladurías. El Barcelona vuelve a ser (en Catalunya) el mejor equipo de la historia, el que representa el seny y los valors catalanes (como sean los mismos que los de CDC…) y el que lleva la bandera de la futura República Catalana por Europa. Decía el gran tuitero @israel_pr: “Lo que Espanya ens roba Europa ens da” [sic], lo firmo debajo. Gracias, amigo, por el titular. Yo no lo hubiese dicho mejor. 

lunes, 27 de febrero de 2017

Culebrón a la bolognesa

Telecinco lidera la noche dominical con un culebrón italo-argentino tras la entrada en la Casa de la novia de Marco. De parejas, tele y satélites de relaciones va la cosa.

Llevaba tiempo sin ver el GH Vip, lo reconozco. Y es que esta edición, pese al buen cartel que prometía… se ha ido diluyendo según pasaban los días. Demasiado buenrollismo, por un lado; demasiado forzadas las broncas, por otro. La entrada de Aída parece que animó el cotarro, más la segunda que la primera, y anoche el DBT de Sandra Barneda recuperó sensaciones en cuanto a la audiencia, que al final es lo que a ellos les interesa.

Y lo hizo, liderar la noche, con un producto igual pero distinto. Por un momento, cuando estaban Marco Ferri y su novia Aylén en el Confe, pensé que estaba viendo Nova y no Telecinco. Sólo faltó el “Televisa pressssenta…”. Lo demás, calcado. No digo que sea un montaje, que puede serlo (a ver si somos tontos ahora), pero yo empaticé con el pobre Marco. Ves a tu novia, por la que bebes los vientos a cada minuto desde que entraste, y la única reacción que ella tiene es… Frialdad. Ni mirarte a la cara, ni un beso, un abrazo o un “te quiero”. Menuda novia… Para mí no la quiero. Ya puedes ser un perro judío, y haber hecho las tropelías que sean, que en este caso ni las ha hecho la criatura, pero si quieres a una persona… Así no reaccionas. O no de primeras, por mucho que luego le “tires una piña a la cara”, como bien lo describió el italianini.

Me gusta el culebrón, y odio a las personas que cuando ven un problema entre dos sienten la necesidad imperiosa de meterse en medio y decir lo que cada uno tiene que hacer. En este caso Aída, que manda pelotas; y Daniela Blume que se autoproclamó “terapeuta de pareja” con la única función de chupar cámara. Daniela era buena cuando era buena. Cuando estaba con Josep Lobató, Patri y Uri calentando las noches de Europa FM. Cuando marchó a Los40 perdió la humildad, y la sesera. Lo que decía, que me lío, éstas dos se pusieron a decirle tanto una como otro qué debían hacer. Nadie habló seriamente con Marco intentando comprenderle, como sí que hacíamos algunos desde casa. Pero claro, desde mi sofá. No es decirle “déjala” o “sigue con ella”, es decirle “te entiendo, no has hecho nada y su reacción es de niñata”. Yo lo tengo claro, a mí me hacen eso en televisión y, si no está preparado, primero me hunden y luego la dejo. ¿Qué mierda de relación tenemos entonces?

Seré yo, que soy un anticuado, un tradicionalista o un machista. Estoy acostumbrado a que me llamen las tres sin yo ser nada de eso (que decía la señora de Callejeros con la bolsa en la cabeza). No se trata de machismo o feminismo, de defender a uno u otra según el sexo que tengan. Si Marco lo hubiese hecho mal, hubiese rebasado los límites que yo pongo a una relación (siempre esto es subjetivo) o hubiese tenido palabras mofantes o despectivas para con su señora, lo diría. Pero en este caso actúa mal ella, y algunas (bien porque sea el target mayoritario del programa y la cadena, o porque empatizan más) se ufanan en defenderla defendiendo sus actos. Nenas (y nenes) si actuáis así mal vais, al menos con gente como yo.

Ea, se nota que estar solico tanto tiempo da que pensar, y como no tienes tus propias broncas (y reconciliaciones) te fijas en las del resto. Y opino porque es un programa de televisión y para eso está, que otra cosa es la vida real. En la vida real yo sería Marco, seguramente, y sé que tendría gente a mi lado que me comprendiese y empatizase, sin dorarme la píldora y diciéndome las cosas como son. O cómo las ven, pero sin meterse en ningún lado. A lo tonto me ha quedado aquí un Tratado sobre el Amor del Desenamorado (o Desencantado Amorosamente) con el que muchos no estarán de acuerdo. Muy bien. Pero es lo que pienso, y como el tema fútbol se retroalimenta cada día más de árbitros y polémicas… prefiero hablar de tele y vida. Porque sí, hay vida más allá del fútbol. Y de Gran Hermano, dicho sea de paso.


Sean felices, solos o acompañados. 

miércoles, 22 de febrero de 2017

Íñigo, hueles mal

Se veía venir. Después de Vistalegre II, el Congreso de la Muerte, y después de las primarias que allá acontecieron se ven los primeros cambios. Y son significativos. De entrada, la muchacha de Iglesias, ésta Irene Montero, pasa a ser la portavoz de UP en el Congreso relevando al bueno de Errejón. Dicen que lo hacen porque la Montero, como muchos acostumbran a llamarla, es la cuarta persona más votada en las listas, la primera mujer. Y claro, hay que feminizar. Que Errejón haya sido más votada que ella ya tal.

Me gusta esta nueva forma de feminizar: enchufo a la concubina y a la ex la pongo detrás de una columna del gallinero. No vaya a ser… Parece que los Errejonistas, en contraposición a los Pablistas (también llamados “La buena gente”), huelen mal. Unos huelen a naftalina (naftalina de la gente), y los otros a perrete mojao. Por eso, además de esconder a Tania Sánchez en el guardarropa del Congreso, han quitado a Íñigo de primera línea. Que al final se va a pensar que es uno más y todo. Y por ahí Pablo no pasa. O, mejor dicho, los Pablistas.

Me da la ligera sensación de que Coleta Morada está muy mal rodeado. No sólo porque haya conseguido hacer un calco de su misma persona (pero con pechos) en el caso de su nueva número dos, pero con más cara de mala leche todavía; ni tampoco porque siga considerando “gente” a Monedero, que perdió el juicio completamente hace tiempo. Está mal rodeado porque, junto con su equipo, venden un mensaje que es una estafa. Lo de “aquí cabemos todos”, que decían, y lo de “unidad”; significa “Un mojón pa’l Errejón”. Y para los Errejonistas que ven cómo dentro de su propio grupo parlamentario empiezan a parecer apestados. Porque para “la gente”, ellos huelen mal. Por Dios, querer hacer política desde el Parlamento dejando de hacer el ridículo en la calle y la prensa. Qué loco estás, Iñi… El momento que vive Podemos lo define perfectamente la foto que ha ilustrado las hojas de distintos periódicos y en la que se ve a Montero e Iglesias sentados mirando a Tania Sánchez bajar una escalera. 


Con su pan se lo comerán, ténganlo claro. Queda aún un mundo, en principio, para las próximas generales, pero, ay como a Mariano le dé por apretar el botón rojo… Se queda sólo, y sin hacer nada. El PSOE defenestrado espera que llegue Susana Díaz para que le den el descabello. Podemos desangrado por su propia ansia de poder, y por su carácter pandillero internamente. Y Ciudadanos… es Ciudadanos. Mariano, si quieres otro rodillo es tu oportunidad. Yo votarte no te voy a votar, pero a los otros tampoco. En tu mano lo tienes. Dios sabrá si, cuatro años vista, te verás en otra igual. Es probable que no. En Podemos ya habrá ganado “la gente”, la buena, la que huele a naftalina y no a Metro a mediodía. Y el PSOE… No, el PSOE sólo huele a muerto. Como los pies de Errejón

martes, 14 de febrero de 2017

Radio

Sinceramente no recuerdo bien qué fue lo primero que escuché por las ondas. Supongo que, de no ser algo que marcase, es lo habitual. Sí recuerdo la voz de Lama en Carrusel, y los Puritos Dux (¡Pepe un purito!), y el Talón, Talón, Talonotel. Vagamente me acuerdo también de esos primeros Marcadores de RMarca con los Pablos (López y Juanarena). Esos son los primeros, amenizados por la mañana con alguien que saludaba diciendo “Señoras, señores me alegro”. Eso no ha cambiado.

Realmente descubrí la radio con diez u once años. Iker Jiménez hizo mucho para terminar de atraparme. Su Milenio 3, sus músicas de Vangelis y las conspiraciones de (mi) Santi Camacho me hicieron caer en una red de la que jamás he podido salir. Bendita red. Molés y Los Toros, con Antoñete Dios lo guarde, pusieron más telas a la red. Y Cansado en La Ventana.

Como ven, hasta entonces aquel chiquillo que era yo estaba pegado a la Ser, la radio (aún hoy) líder en información y entretenimiento. Pero todo cambió un 12 de mayo de 2010. Las Superbowls se habían hecho ya algo mítico en mi casa gracias a las noches locas y, por una de ellas (como razón secundaria, pero razón), la que hasta entonces había sido mi casa, la Ser, dejó de serlo. Recuerdo el enfado al conocer que echaban a Paco. La revolución de los limones y ese Facebook en apoyo a Jorge Hevia donde, los que nos sentíamos de ese equipo, creamos incluso un Carrusel alternativo durante el verano. También recuerdo la ilusión con la que recibíamos cada entrevista que se hacía a algún “individuo” en Que te den por el Fútbol, un programa de radio de la Universidad de Alcalá. Y cada persona que, una vez anunciado el traspaso a Cope, se unía al grupo. Xuancar, que dejaba los despachos para ponerse el mono de nuevo; Guasch, que perdía su posición privilegiada de Director Adjunto en el AS por un amigo; Poli, Heri, Antoñito, Rubén… Y los que vinieron después. Lama (anteriormente conocido como Mister X), Juanma y Maldini cerraron el círculo. Sí, como ven mi vida ha ido ligada a la de ese grupo de comunicadores: son con los que SIEMPRE he vivido el fútbol, y he sabido transmitir esa pasión a mis allegados.

Pero no son los únicos. Con Ivoox, además de un contenedor para mi Descuento, descubrí un mundo de color y fantasía. Julia, o JELO (Ele), y sus Gabinetes. Y Monegal. El Territorio Comanche y la sección de Naranjo y Máx Pradera que acabó como el rosario de la aurora. Y, ahora, las Personas y sus sintonías (mención especial a la de Puigdemont). Antes fui de Nierga. Esa mítica Ventana aún con la sintonía original que había elegido Sardá (Nouevau Tango), que luego Francino retocó. Este cambio no terminó de convencerme. Gemma era (y es) Gemma. Y Francino, pese a su Todo por la Radio que podemos considerar lo mejor (sin duda) de las tardes radiofónicas, es Francino. No quisiera olvidarme tampoco, y lo referencio aquí, de Carlos Llamas en Hora 25. Le escuché poco, pero esa voz… Esa voz sigo soñándola para mí. Y ese carácter. Se nos fue demasiado pronto, y tomó su relevo Ángels Barceló en una de las decisiones más acertadas (en mi opinión) de PRISA en los últimos tiempos. Dejaba el finde (el A vivir) a del Pino, el corresponsal yanqui, y la pasaban a la noche. Con éxito, por cierto.

Antes de volver al deporte, porque me queda la noche, quiero hablar de historia. Engarzo a Carlos Llamas con otros, desgraciadamente, desaparecidos y a quienes sólo he podido conocer por escasos audios en la red. Por ejemplo, Antonio Herrero, creador de la radio-predicación por la mañana. El primero de la mañana, como se llamaba su programa, pretendía sacar al oyente de la cama agarrándolo por las solapas del pijama y zarandeándolo. Creó una escuela aún vigente, para muestra Federico. Éste, Fede, recuperó también con gran acierto el espíritu de la Mesa Camilla de Encarna (aunque sea irrepetible de todas todas, viva Carmen Jara). Ella, Encarna (de noche o directamente), les dio voz a ellas a través del micro. Y denunció lo que todos callaban. Quienes la conocen dicen que debajo de su caparazón de amazona había una persona con la mano suelta a la hora de ayudar a quien hiciese falta. Y vendía como nadie lo que fuese, desde leche a depiladoras. Una auténtica “monstrua” que estuvo al pie del cañón hasta el último día. Hoy su estudio en el sótano de Cope dicen que está abandonado. Seguro que aún suena su voz entre aquellas paredes, la fuerza que desprendía era sobrehumana.

Tampoco escuché a Del Olmo, a quien he conocido con los años. Y mira que maldigo mi existencia por no haber podido presenciar esos Debates sobre el Estado de la Nación con Tip, Coll, Miguel Gila, Mingote y Ussía. Luis creó el gran contenedor de la mañana, como bien recordaban en la Hora Mágica de Herrera en Cope, un formato que aún se mantiene. Él también empezó a meter las tertulias políticas, contra Iñaki que en Hoy por Hoy prefería abstenerse de ellas. Su voz, la de Gabilondo, evoca a noticia. Pocas personas se tienen tan ganada la bendita credibilidad como él. Lo que dice va a misa, casi literalmente. Su capacidad de análisis es abrumadora, y es maestro de prácticamente todos aquellos que ahora vemos en lo más alto. La alternativa a ellos (Iñaki, Luis y Herrero) nació de los mismos pechos de Del Olmo. Su chico para todo, un tal Herrera Carlos, comenzó primero en la tarde de Onda Cero para pasar a dirigir, con gran éxito, en los años postreros su Herrera en la Onda. Buen rollo, información y sintonías de Marvizón para tararear. El producto no podía fallar, y no falló. Y sigue sin hacerlo aún hoy en Cope. El desembarco en la emisora de los Obispos, hay quien dice que gracias a la ayuda del Gobierno (quién sabe), supuso una rotura de esquemas en todas las emisoras, y la recuperación de Cope absoluta volviendo a la segunda posición histórica en el EGM.

En ella había estado él, José María García a los mandos del deporte.A Supergarcia tampoco lo escuché en directo, aunque para imitarle siempre esté Fernando Echevarría (El Grupo Risa), pero le he conocido retirado. Supergarcía siempre estaba a la pregunta incorrecta, a la respuesta irreverente, Daba igual quién estuviese delante, García tiraba a la cabeza siempre (siempre que quería). Y sus Vueltas Ciclistas, con Ares, de las que se conservan aún audios magníficos de A3Radio. Frente a él: juventud. La de la Ser, la del Larguero. Cada noche unas decenas de chavales se iban al estudio a reírse, a pasarlo bien mientras veían cómo se hacía un programa de radio. Y eso se transmitía por las ondas. El oyente, desde su casa, también se reía cuando Joserra se metía con Busti. O con Paco y sus locuras. O con el Sanedrín… Esto acabó antes de que parte del equipo se fuese. Ya se notaba una distinción, dos redacciones y dos formas de ver la vida y el deporte. Con el Pacogate murió Abellán, mediáticamente al menos aunque luche aún hoy por subsistir, y se creó un nuevo programa. El Partido de las 12, con Alcalá y Joseba, hoy refundado en El Partidazo de Cope con Juanma Castaño. Ellos sí han logrado mantener esa esencia de la redacción del Carrusel, y por ello son líderes en todo menos en el EGM. No debo olvidarme de Al Primer Toque y, sobre todo, de aquel a quien más escuché en ese micro: Héctor Fernández. Pura raza vitoriana, con el deporte como bandera. Otra forma de hacer las cosas, con menos medios, menos adornos y la misma calidad. Una pena que desapareciese.

Acabo ya, y lo hago recordando, por último a dos personajes más: Federico y Luis Herrero. Este último, según García, “la persona más vaga junto con Carlitos Herrera de la radio española, y con más talento”. Ambos, al salir de Cope abruptamente en 2009 se montaron el chiringuito por su cuenta (con cierta ayuda en licencias) y parieron a EsRadio (también César Vidal). Una radio modesta, familiar y de derechas (o liberal, como quieran) donde han ido recalando los “apestados” del sistema. Es sectarista cuando quiere pero han logrado conformar una redacción unida que a los oyentes que les conocen les evoca otras épocas. Y ellos son felices que eso es importante, más allá de lo que piense cada uno en su casa.

Esta es mi vida radiofónica (y algo de historia reciente de la radio). Mi sueño desde que escuchaba a Lama cantar goles, o a Herrera saludar a los camastrones. Un escuchante, que diría mi idolatrada (y pasada por alto aquí) Pepa Fernández (No es un día cualquiera, RNE), que quiere seguir siendo escuchante hasta algún día hablar. La radio transmite como nada puede hacerlo. Y hace compañía. Hoy, cuando ya se ha acabado el Día Mundial de la Radio, yo rompo una lanza por ella. Porque siga viviendo, y porque abandonemos la inútil idea de que “la radio generalista es aburrida”. Ponte a escucharla, selecciona entre unos y otros, y disfruta. Hoy lo tienes más fácil que nunca. Esperemos que así siga siendo.

Sé que al final me ha quedado larguísimo, pero quería homenajear de manera particular a la radio. Larga vida a ella y a quien la ama, mención especial para Pac Vera (en gran parte un maestro con su blog http://radiochips.blogspot.com) y Gorka Zumeta (http://www.gorkazumeta.com/), y gracias a todos aquellos a quienes cada día se levantan ilusionados, a la hora que sea, sabiendo que tras su trabajo, y su voz, se encuentra gente que les quiere. Famosos o modestos, como mis añorados Jorge, Natalia, Alicia  o Juan Carlos en Onda Cero Arganda. Y Dany Sánchez. Eso también es radio, por suerte, aunque cueste llegar a fin de mes.

Viva la radio


Suso 

domingo, 12 de febrero de 2017

Eurotongo

Anoche RTVE decidió el representante de España en el Festival de Eurovisión que se celebrará en Kiev (ojo con esto) en el mes de mayo. La verdad: no vi las actuaciones. La dueña del mando anoche decidió que veríamos First Dates (otros que son para echar de comer aparte). Sólo en una de las publis conseguí poner la gala para, oh sorpresa, conectar exactamente en las votaciones.

Hay que decir que esto lo presentaba Jaime (qué guapo eres) Cantizano, en un plató enano, feo y cutre con ínfulas de Tu Cara Me Suena. No conocía ni a Cristo, exceptuando Mayka, y no creo que esos artistas vuelvan a cautivar mi interés en lo que de vida me queda. Lo del jurado ya era un choteo total: Xavi Martínez (Los40), ¡Cárdenas! (EuropaFM) y una muchacha de Radio3 a quien pido que me disculpe porque ni siquiera acerté a saber su nombre. Pues muy bien.

Como decía, sólo vi las votaciones. Básicamente vi “El Pollo Padre”. El tongo (reconocido) más grande que mis casi 22 años de existencia han presenciado. Primero puntuó Xavi Martínez basándose, según él mismo, en la pronunciación en inglés y el producto. Le dio 5 puntos a Mirela, con la que iba el 90% del público, y 12 al rubio que ganó (Manel nosequé). Cárdenas actuó en conciencia y le dio los 12 a Mirela, y una nota algo más baja al catalán. La de Radio3 también decidió darle los 12 a Manel. Aquí ya hubo jarana, claro. En cuanto Martínez le dio los 5 a Mirela la gente empezó, obviamente, a protestar. Gritaban “tongo” y abucheaban al de Los40.

Cantizano pidió calma porque aún quedaba la votación del público. Ésta sería más abultada para darle más peso. Y Mirela recibió la puntuación máxima. 36 puntacos de una tacada para ella sola. Y de nuevo, oh sorpresa, empate. Lo normal hubiese sido que si el público quería (y se había gastado los jureles) a Mirela, fuese Mirela. Pero no para RTVE. O no este año. La organización estableció que desempataba el jurado y, como era consecuente, decidieron que fuese Manel. De nuevo abucheos, insultos y gritos de tongo. La imagen era dantesca, a la altura de España en el Festival de Eurovisión.

Parece ser que entre cajas, una vez acabada la “gala”, le calentaron el hocico a Xavi Martínez. No sé de qué manera, pero FormulaTv que presenciaba en directo el espectáculo, confirmó la agresión al locutor por alguien, supongo, fanático de Mirela. Ni muchísimo menos se justifica la agresión. Es deleznable, que quede claro, por mucho que me parezca que Martínez usó juego sucio para mandar al festival a su colega. Las (y los) fans de Mirela demostraron estar a la altura de las de la Pantoja, asegurando así una larga y fructífera carrera para la muchacha.

Y al final, el hawaiano eurovisivo haciendo cortes de mangas mientras esperaba que le trajesen su guitarra (que viendo lo que tardó debe ser que estaban fabricándola), y Cantizano que el pobre no sabía dónde meterse. Manel actuó mientras el realizador de RTVE nos mostraba al público: el que no estaba poniéndose la chaqueta ya se había ido. Parecía aquello el Congreso de los Diputados a las 3 de la tarde. Lamentable.

La canción es un truño, a caballo entre el español y el inglés. No la soportamos más allá de la primera estrofa. Como harán los eurofans en mayo. Creo que Martínez, queriéndole hacer un favor y una campaña brutal (otra más) a su colega, para impulsar su carrera lo que ha hecho es matarla. Tenía poco futuro y después de Eurovisión tendrá menos. El resultado en mayo se prevé malo a juzgar por la tendencia habitual cuando no mandamos artistas talentosos sino que se apuesta por el producto, el marketing de toda la vida. 

¿Dónde habrá quedado lo de intentar llevar artistas decentes como Pastora Soler o Ruth Lorenzo? ¿Debería España seguir haciendo el ridículo antes, durante y después del festival? ¿Qué podemos esperar de una institución que hace eso con dinero público? No lo sé, la verdad. Y cada vez me importa menos, como el Festival a los españoles en general.


Ahora, de ahí a que nos tomen por imbéciles hay un paso. Lo de anoche fue un tongazo y se dio cuenta todo el mundo. Quizás no sólo se hayan cargado la carrera de un chaval (Manel), lo mismo, el tal Martínez se cargó su propia imagen en vivo y en directo. Se quemó a lo bonzo confirmando el mayor Eurotongazo de la historia de España. 

https://twitter.com/xavimartinez/status/819293872606035970/photo/1

domingo, 29 de enero de 2017

Oda al Deporte

Qué más da quien ganase, los dos lo hicieron. 31, ya 32, Grandes Slam entre los dos. Y la idea generalizada de que estaban acabados. Pero nunca den por muertos a estos tíos. Son deportistas de los de antes, de los que juntan clase y cojones. Roger y Rafa, Nadal y Federer. Una rivalidad de leyenda dentro de la pista, una amistad admirable fuera de ella.

Ésta vez ganó el suizo. Rafa ya había ganado su torneo estando ahí después de 5 horas de partido ante Dimitrov. Roger también había ganado su torneo después de vencer a su compatriota Wawrinka. Ellos lo saben, nosotros lo sabemos: el partido lo ganaron los dos. Lo dijo Roger cuando acabó el partido: si hubiese podido empatar lo hubiese hecho. Y habían partido la ensaladera por la mitad.

Eran las 09:30h en España, un domingo. Y ahí estaba la gente pegada a la tv o la radio para seguir el partido. Porque hay vida más allá del fútbol, aunque haya que madrugar. Todos sabíamos que sería un partido para la Historia del Deporte, y no defraudó. Se fue a los 5 sets, siendo en este último cuando Roger asestó la puntilla final a Rafa. Le frió a aces, hasta 20 hizo, y a reveses a una mano. Qué clase tiene ese hombre soltando el brazo…

Nos quedamos con la alegría de haber visto, al menos, una final más de Gran Slam entre estas dos leyendas. Y con la esperanza de volverles a ver este año en alguna otra. Nadie se acuerda de Djokovic, Murray y demás fauna tenística. Ellos son buenos, muy buenos de hecho, pero no son Majestades de la Raqueta. Podrán pasar a la Historia por ganar, por ganarles a ellos dos, pero nunca lo harán en la categoría de Maestros del Deporte. Roger y Rafa ya lo están, y aún siguen en activo.

Ojalá un Roland Garros con ellos en la final otra vez. Y el US Open. Incluso Wimbledon, aunque este sea el más complicado, o el menos probable.


Que viva el deporte. Que viva Nadal. Y que viva Federer. Y todos aquellos que nos emocionamos con su tenis. Dos leyendas, dos deportistas ejemplares. Gracias a ambos por haber hecho esta Oda al Deporte. Gracias a ambos por existir. Grandes en la victoria, inmensos en la derrota. Deportistas de los que ya no quedan, al fin y al cabo.

Suso