domingo, 22 de diciembre de 2013

Derrochando coraje y corazón

No fue ni mucho menos el mejor partido de la escuadra colchonera este año. El Levante supo jugar al Atleti y, nunca está de más decirlo, tuvo una pizca de fortuna con la que estuvieron a punto de arañar un punto a la ribera del Manzanares. Aún estaba la gente acomodándose en sus asientos cuando el Atleti encajaba el primer tanto, un gol que dejó trastocado al Atleti y del cual le costó levantarse pero, antes del descanso Godín con un precioso cabezazo ponía el empate en el luminoso. A partir de ahí, el Atleti y el Calderón un día más fueron de la mano. Ataques y más ataques del equipo de Simeone que no encontraron el fondo de la red. Tras el tiempo de asueto, esta vez sí, Diego Costa enganchaba con la zurda un balón llovido tras una falta y fusilaba con una volea al cancerbero levantinista poniendo así por primera vez en el choque al Atleti por delante. Y de nuevo embestían los rojiblancos en busca del tercero cuando, en un fallo de Koke dejaba robarse el balón por Pedro Ríos que atravesaba todo el campo para de nuevo atravesar la red de la portería colchonera poniendo así el 2-2. Aquí es donde creo yo que más suerte tuvieron lo de Caparros, en su 3a llegada, 1a de la 2a parte, cuando que habían estado embotellados en su área, marcaban su 2o gol. Esto es fútbol. Después del empate de nuevo el Atleti quedó trastocado. El 3er gol viene de un balón en profundidad para Juanfran que cae derribado en el área siendo señalado como penalty. Diego Costa metía su 2o gol en la noche batiendo a Navas desde los 11 metros. Desde ahí, de nuevo recital del Atleti en busca del 4o que estuvo a punto de llegar si no es porque Costa la mandó rozando el palo. El partido concluyó en el área del Atleti. 5 minutos se tiró el Levante para sacar 2 corners, entre los cuales Juanfran fue expulsado por una agresión a Filipe Luis durante un forcejeo en el área colchonera. En las tomas de televisión no se ve nada punible, quizás porque sólo se vea a Juanfran de espaldas...
No fue el mejor partido de Koke, de Filipe, de Villa y, exceptuando al goleador de Lagarto, probablemente de ningún jugador colchonero pero se resolvió bien. El Calderón volvió a sufrir y ya empiezan a salir los primeros a los que les escuece ver al Atleti en lo más alto de la tabla y, quizás lo que más duela, por sus propios méritos. El equipo del Cholo acabará el año como lider de la Liga BBVA y cierra un 2013 histórico para el club, tras haber ganado la Décima Copa del Rey al Real Madrid en el Bernabeu y pelear, quien sabe hasta cuando, por romper la hegemonía de la que tantos se quejan, pero que muchos desearían mantener.

lunes, 16 de diciembre de 2013

El Atleti sigue en la nube

Aconteció anoche a la ribera del Manzanares una de esas noches que a la postre se recuerdan como las mejores, y eso que los primeros 45 minutos fueron flojos y aburridos pero, tras el tiempo de asueto, la hinchada rojiblanca espoleó de lo lindo a sus jugadores y así se vieron los mejores minutos de la temporada en el Calderón, que visto lo visto, son palabras mayores. El perfecto matrimonio afición-equipo que ha logrado conseguir el Cholo ganó el partido al Valencia sin mayor resistencia del equipo de la ciudad del Turia que no llegó a la portería de Courtois, una vez más, un mero espectador en el fortín de los colchoneros. Y es que tras el descanso se despertó a la fiera. Una y otra vez Filipe Luis, inconmensurable como siempre, metía balones en largo para que el de Largarto arrancase en campo propio y una y otra vez se presentase frente al arquero ché, con mayor o menos acierto en cada una de las acometidas. Así vino el 1o del Atleti. Tras esto, cambio de planes. Salió RG8 por David Villa, que pese a no ver puerta sigue dándolo todo en el verde, y una vez más lo primero que tocó lo hizo oro. Un balón muerto tras una serie de rechaces en el área del Valencia le dejó el balón servido al navarro para con una preciosa volea fusilase la portería del cancerbero brasileño instalando el 2o en el marcador y la locura en las gradas. Las bufandas volaban y el estadio rugía arengando a sus jugadores a ir a más. Pocas veces ha visto servidor un Calderón tan entregado al equipo, y mucho menos esa respuesta de los jugadores. De nuevo en otro de los balones largos a Costa éste provocó un penalti que erró, siendo así el 3o que falla esta temporada (2 en Liga y 1 en UCL). Pero pudo resarcirse el hispano-brasileño apenas 6 minutos después cuando de nuevo cayó en el área y Fernández Borbalán señaló el punto de penaltí. Ésta vez sí acertó, adjudicándose así un tanto más e igualando a Cristiano Ronaldo con 17 goles como máximo goleador del campeonato liguero.
Un gol más pedía el Cholo para colocarse en la 1a posición pero no pudo ser. El Atleti se sitúa así a 5 puntos del Real Madrid, que continúa 3o, y continúa igualado con el Barcelona en lo más alto de la tabla, sin soñar más allá del próximo partido, pero en una nube de la que de momento no quiere bajarse, ni el equipo ni la afición.


sábado, 12 de octubre de 2013

Jornada de reflexión

Como si de un día antes de las elecciones se tratase, hoy, 12 de octubre, nos situamos en una jornada de reflexión, deportivamente hablando. También podíamos reflexionar sobre España, pero eso tiene menos gracia, ya han dado al populacho lo que quería ver, la cabra de la Legión desfilando por las calles de Madrid. 
Volviendo al tema deportivo, que el de la cabra está muy gastado ya, ayer jugó la Selección el penúltimo partido de la Clasificación para el Mundial 2014. La imagen que dieron en Son Moix (¿Se llama así? ¿Quizás Iberostar? ¿Luis Sitjar aún vale?) no fue mala, pero tampoco todo lo buena que esperábamos. En puerta estaba Valdés y en la delantera Michu. No creo que esa sea la selección que encontraremos el próximo verano cuando España defienda el cetro de campeón en tierras brasileñas. Si no cambia la cosa, bien Villa/Torres o, sobretodo, O Rei Costa, son los adecuados para situarse en la punta del ataque español. El hispanobrasileño está en un momento de forma espectacular tal y como demostró el pasado domingo en el partido matinal celebrado a la orilla del Manzanares. 2 goles que le sirven para situarse al frente de la clasificación de máximo goleador de la Liga BBVA, aquella que llaman "La mejor liga del mundo" pero que a la hora de la verdad se desangra por todos lados, véase en la figura de su Presidente, el Sr. Tebas. Volviendo, de nuevo, que me desvío (no me suele ocurrir nunca...) se habla del Atleti como candidato incluso a la Champions. Probablemente sean las ganas de romper esa hegemonía Madrid/Barça que nos ata desde, prácticamente, comienzos de siglo.
En mi humilde opinión, no debería de extasiarse demasiado el aficionado colchonero, porque esto es muy largo. Aún nos queda pasar toda la temporada, con el desgaste que ello conlleva. Con ello no quiero ser pesimista, sino realista. Yo sigo pensando que el Atleti no podrá mantener el ritmo de Madrid y Barcelona por una simple razón, la pasta. Lo de los coj*nes está bien, pero, llegados a diciembre, si el Atleti tiene carencias se queda con ellas hasta final de temporada. No ocurrirá lo mismo con los dos grandes, que tirarán (aún más) de talonario para cubrir esos huecos que, quién sabe por qué, siguen teniendo. 
No creo que haya nadie con más ganas que yo de que el Atleti gane la Liga, la Copa, la Champions y, hasta si nos dejan, la Copa CocaCola, pero, siendo realistas, el Atleti aspira a ser el tocahuevos de la Liga hasta enero, que es cuando realmente aumenta la calidad de juego y hay que dar la cara. Ojalá y me equivoque, de verdad. No hay nadie que tenga más ganas de equivocarse que yo, ni que confíe más en este equipo. 

Señoras, señores, ya he reflexionado demasiado (esto tiene estructura de capítulo de Los Simpsons, empiezo hablando de la cabra de la Legión y acabo haciendo un alegato a la cordura...)

Siempre vuestro

Suso

lunes, 12 de agosto de 2013

Pon un Mourinho en tu vida

Lo confieso, soy un Mourinhista tardío. No me convence el argumento de Carletto Il Salvatore, lo siento. Ha sido un verano insulso, triste, soso. No teníamos a Mourinho para arrearle, las cosas como son. Ahora los amantes del buen "Fúrbol" no tienen a quién darle palos porque ya no está Mou, desde ahora, El Malvado. 
Cantaba Julio Iglesias, que resurge ahora cuan Ave Fenix gracias a las Redes Sociales, aquello de "al final las obras quedan las gentes se van otros que vienen las continuaran la vida sigue igual". Siento estar en desacuerdo, querido Julio. La vida no es igual, nos falta a quién darle palos en Chamartín. Carletto Il Salvatore no da lugar a mofas, ni siquiera con su ceja, la que prometía mucho pero al final se quedó en nada. 
Año atrás y por estas fechas, el Malvado había sido ya matado por más de un centenar de periodistas, y eso que aún estaba el Chow por empezar (llamar "show" a lo ocurrido me parece demasiado, mejor "chow", que es más spanish). Aún nos quedaba el "Acto Final". Como si de las mejores óperas se tratase, Mourinho se guardó en la manga una última carta, Casillas (a.k.a. El Estandarte). 
El Malvado sentó en el banco al Estandarte y, entonces sí, los cañones que estaban cargados y apuntando directamente a la cabeza del Number One se dispararon. Corrieron ríos de tinta: "¡Es un nazi!" se atrevían a asegurar los primeros iluminados. "Este tío es un sinvergüenza", les seguían los más cobardes. "Poh a mi no me disgusta" decía uno al final de la bandada (acabó mutilado y colgado junto al cartel de Schweppes en Gran Vía).
Después se produjo un giro wagneriano magnífico para la obra, El Estandarte se lesionó y aparece en escena Diego López, La Otra. 
La Otra se ganó el corazón de los que seguían al Malvado y de algunos de los que no. Sus buenas actuaciones (siempre dentro del marco del fracaso, claro está) pusieron en vilo que El Estandarte volviese a la titularidad, y, como una mal presagio para los amantes del buen "fúrbol", Iker no volvió a la puerta del Madrid hasta la pretemporada. 
Cómo acaba la ópera es por todos sabido. Como si de Romeo y Julieta se tratase, el mayor de los dramas cayó en la Castellana tras perder la final de Copa del Rey ante el Atleti en el Bernabéu. Ahora sí que se podía pegar al Malvado con razón "¡Ni un título!" gritaba la multitud. Los aprovechados salían y el Malvado se iba. 
Ahora es momento de arrepentirse. Estoy muy aburrido, porque antes, cada día, podía meterme donde el enfermizo pajarito azul y soltar comentarios de no más de 140 caracteres atizando a Mou, y ahora no puedo. Ahora me doy cuenta de que, quizás, no lo hizo tan mal.
Arrepentido de corazón os recomiendo una sola cosa:

"Pon un Mourinho en tu vida"

Suso 

jueves, 2 de mayo de 2013

Tito y Pep, un alemán cabreado y un fin de ciclo

Cuan capítulo de La que se Avecina podríamos titular la esperpéntica semifinal entre Bayern y Barça. 7-0 de parcial. Con eso se dice todo, pero no.
Cómo no, los integrantes de la caverna han acudido como hienas a atacar al equipo blaugrana con su ya repetido "Fin de Ciclo". Analicemos pues esta frase.

Fin: del latin finis. Término, remate o consumación de algo.
De: del latín de. Preposición que denota posesión o pertenencia
Ciclo: del latín cyclus. Período de tiempo o cierto número de años que, acabados, se vuelven a contar de nuevo.

Bien, ya analizado palabra por palabra (gracias a la RAE) adentrémonos en su fondo. 
Para ser fin de ciclo el Barcelona no debería de ganar nada o un título menor, cosa que este año no va a ocurrir pues van a ganar su 22º Campeonato de Liga, por lo tanto no podríamos hablar de Fin de Ciclo.
Prosigamos. En Europa han llegado a las semifinales, eso sí, vapuleados por el que ahora mismo, y todos estaremos de acuerdo, está dos pasos por encima de cualquier otro equipo del mundo. Por lo tanto, caer eliminado ante el Bayern en semifinales no puede ser considerado fracaso (puede ser considerado como ridículo por la eliminatoria y el global, pero nunca por caer eliminado por el Bayern).
En Copa cayeron en semifinales con el Real Madrid, por lo tanto tampoco se puede hablar de Fin de Ciclo al caer con un equipo de su nivel (o incluso superior).

Una vez aclarado que el Fin de Ciclo no existe, porque no hay motivos para ello (son los padres), podíamos analizar el Fin de Ciclo del Real Madrid, pero estos tienen una ventaja sobre el Barcelona, que no han comenzado el ciclo y, por tanto, no puede acabar.

Entremos ya en temas más interesantes como es el juego desplegado por el Bayern durante todo el  campeonato. Su punto fuerte, el portentoso físico que poseen que les hace aguantar 70 minutos al máximo nivel, cosa inaudita. Una auténtica barbarie germana que, si no lo impide el Borussia de Dortmund (a partir de ahora "El Tapado" o "Die Abdeckung") se llevará la Champions League más predecida de los últimos años. Wembley será el escenario (escenario perfecto, por otra parte) para que los dos grandes del fútbol alemán diriman quién reinará en Europa durante el próximo año.
Y mientras tanto, Pep, Tito y Mou la verán en casa.
De los dos primeros se habla mucho y constantemente. Del segundo, el triple más, lo que hace llegar al aficionado a un punto de hartazgo sin límites.
De los dos primeros se dice que la marcha de Pep afectó mucho al vestuario culé (aunque cuando estaba se decía que se llevaban mal, etc) y que Tito no ha sabido hacerse con el vestuario. Para servidor la única realidad es que uno es un pedazo de entrenador de los pies a la cabeza (un Gentleman de los coachers) y el segundo no. Tito es un entrenador más.
Pero siempre nos quedará Mou como tercero en discordia para aunar opiniones de prensa, aficionados catalanes, sevillanos, asturianos, etc, e incluso de madridistas que han visto como ha sentado a su capitán, ídolo y estandarte del Real Madrid.

Para concluir, explicar que esto no es una defensa del Barcelona ni mucho menos. Es, simplemente, mi forma de aclarar que el Barcelona no ha acabado un ciclo (me guste o no me guste).

Siempre vuestro (Ihre immer)

Suso

miércoles, 1 de mayo de 2013

La enésima caza de la Décima se la lleva Lewandowsky

Prometía ser una noche mágica y se quedó en enésima decepción por los pelos. Tras una semana de campaña mediática y parafernalia madridista anoche llegó: el día D y la hora H. Una remontada histórica que daría el paso al Madrid a la ansiada final de Wembley.
El partido comenzó con el Bernabéu volcado buscando el primero pronto y pudo llegar de no ser por el acierto de Weidenfeller o los errores de Ozil, Ramos y Cristiano. 3 ocasiones claras en los primeros 15 minutos que hacían soñar al madridismo. Y más tras la lesión de una de las estrellas alemanas como es Gotze, quién sabe si lesionado o que prefirió borrarse del choque. Pero fueron eso, 15 minutos porque, a partir de este minuto, los hombres de Jürgen Klopp tomaron el mando del partido y lo llevaron donde querían. Lo pararon, lo manejaron y dejaron al Madrid sin opción de contra. El entusiasmo del público bajó, ya no se animaba. 2 ocasiones tuvo el Dortmund en la primera parte, sin mucho peligro ambas. Tampoco tuvo muchas más el Madrid y el partido se fue al descanso con el resultado de 0-0.
A la vuelta del descanso, más de lo mismo, ahora con una diferencia: que el Dortmund pudo marcar 2 goles fáciles. Uno acabó en el larguero y a punto de entrar en la puerta de Diego López y otro se estrelló contra el brazo del cancerbero blanco cuando estaba casi batido. La suerte acompañó a los blancos en estas jugadas. Pero el partido seguía siendo lo mismo, balón amarillo con algún arreón blanco que acababa sin mucho peligro fuera del arco de Weidenfeller. Hasta el 82. Balón raso puesto desde la banda por Kaká que remata Benzema al fondo de la portería. 1-0, 8 minutos más el descuento para soñar. El Bernabéu, donde hasta ese momento se oía a la afición alemana, estalló en júbilo y comenzó a gritar el "Si se puede". Desde el gol, vendaval madridista que se culminó con el segundo de Sergio Ramos en el 88. Quedaba el descuento. Dos más tuvo el Madrid y no las aprovechó. Otras dos pudo tener el Borussia de haber querido llegar a la puerta de Diego López, aunque prefirieron irse al corner.
5 minutos añadió Webb. Un corner con López en el área rival. Nada de nada. El Madrid no consiguió el tercer tanto y, al pitar el final el colegiado inglés, corrieron las lágrimas por el césped del Bernabéu. Lágrimas de tristeza, las de Ramos y Casillas por no conseguir la ansiada final. Lágrimas de alegría, la de los jugadores alemanes al entrar históricamente en una final donde nadie contaba con ellos. Una vez más "El Tapado" da la sorpresa.
Partido sin más historia. Webb estuvo blandito blandito con el acoso y derribo preparado por José Mourinho contra el pobre de Lewandowsky. Una amarilla vio Ramos y ya al final del partido tras haber sido invadido por el espíritu del tal Juanito (que no sé si la UEFA le permitiría estar, aunque fuese de espíritu, recordemos pues que fue expulsado en el año 87 por un pisotón en la cara al alemán Matthaus durante unas semis de Copa de Europa y sancionado con 5 años sin poder jugar en torneos continentales). Por lo demás bien. Se pidió un penalty inexistente a Higuaín en los primeros minutos y, eso sí, se comió una mano de Hummels en el 77 que hubiese sido una falta peligrosa.
En rueda de prensa lo de siempre. Mourinho hablando de él y dando palos a la prensa. Quizás se vaya a Inglaterra donde, según él, afición y prensa le quieren, cosa que aqui, la prensa no.
Sería una pena que se fuese. ¿De quién se hablará ahora por Twitter?
Antes de acabar, felicitar a Jügen Klopp y sus hombres por la gran eliminatoria hecha donde en los dos partidos llevaron las riendas en casi todo momento, cosa que no es fácil, sobre todo en el partido de ayer. Justo finalista. Ahora, en España, sólo nos queda hablar de Mourinho y repartir a Lewandowsky entre Madrid y Barcelona, aunque puede que acabe en Münich con Gotze.
Señoras y señores. Hombrecillos y mujercillas, la Décima tendrá que esperar. Ya veremos cuánto, porque la espera puede convertirse en obsesión insana para muchos si no llega el año que viene.

Siempre vuestro

Suso Rama