martes, 4 de febrero de 2014

Un liderato caído del cielo

Día de emociones el vivido el domingo en el Calderón. La posible consecución del liderato quedaba en un segundo plano. 10 minutos antes del comienzo del partido ya estaba el estadio lleno, cosa que, para los asiduos del Calderón, sabemos que es casi imposible. La ocasión lo merecía, había que rendir tributo a Luis, que se nos fue sin despedirse, por sorpresa. Y la afición no defraudó. Hubo lágrimas. Ese estadio que Luis "desfloró" con un gol al Valencia en 1966 coreaba su nombre al unísono para, después, proceder con un emocionante minuto de silencio con los veteranos sobre el césped, enlazados mediante los brazos con el 1er equipo. Pasado, presente y futuro colchonero rindiendo un homenaje al hombre que cambió el curso de la historia del fútbol español. Luego le tocaba a la afición. Se mantuvo callada durante los 8 primeros minutos del encuentro. El silencio absoluto se rompió con un estruendoso aplauso y, de nuevo, el nombre de Zapatones coreado en su casa.
Tras ello, se pasó al fútbol. No fue una gran primera parte del Atleti pero, como viene siendo de costumbre, el equipo metió un gol casi por inercia. Lo hizo el Guaje, encargado en las últimas fechas de abrir la lata colchonera. Apenas 2 minutos después Villa pedía el cambio tras sufrir un latigazo en su pierna derecha.
Así se llegó al tiempo de asueto, con un partido que estaba siendo más emocionante por lo vivido anteriormente que por lo que se veía en el terreno de juego.
En la 2a parte los de Arrasate dieron un paso adelante y tenían constantemente el balón, eso sí, sin llegar a crear demasiado peligro en la portería de Courtois. Pero, fue en una contra cuando Costa cogió el balón y sólo lo soltó para introducirlo en la red. La Pantera de Lagarto rompía así su maleficio haciendo su vigésimo tanto en Liga, el primero en el presente año. Y desde ese momento se despertó la fiera. Por primera vez en lo que va de año la escuadra de Simeone volvió a mostrar esa garra con la que maravilló durante la primera vuelta y que se había quedado un poquito "light" durante el mes de enero. La afición, siendo consciente de ello, llevó al equipo en volandas, una vez más, pero esta vez con un cántico especial. De nuevo el recuerdo de Luis estaba en el ambiente y mientras era coreado Miranda remató un corner al fondo de las red, haciéndose así el 3-0.
Y apareció él. Aquel con el que tanto han soñado los rojiblancos 2 años. Aquel que se ha pedido hasta la saciedad. Ya estaba aquí, y se hizo notar desde el primer balón que tocó. Por supuesto, no iba a dejar pasar la oportunidad e hizo el cuarto al controlar un balón en el área y, con sangre fría, detenerse, recortar con el cuerpo y colocar el balón fuera del alcance del cancerbero txuri urdín. 4-0. El Atleti, 18 años después volvía a encabezar la clasificación de 1a División.
Nadie sabe hasta cuando estará ahí, pero sí está clara una cosa, que este equipo lucha y tiene un lema "Ganar, ganar y ganar y volver a ganar, eso sí, partido a partido".

Suso Rama