lunes, 9 de febrero de 2015

Otro derbi más en la oficina

La historia no cambió el sábado pasado en el Calderón. O sí, según usté lo quiera mirar. Por cuarta vez (de seis) los de Ancelotti hincaron la rodilla ante el campeón de liga, y de qué manera.
Tras acabar el choque no tardaron en llegar las críticas al juego, si así se le puede clasificar, apático e insulso del Madrid, restando quizás el mérito que el Atlético tuvo. Cayeron cuatro, pero visto lo visto, el Madrid puede dar gracias. Desde el primer minuto al último sólo hubo un color sobre el césped: el rojiblanco. Sin un mal gesto ni una mala patada el Atleti le endosó al Madrid una goleada que tardarán en olvidar mucho tiempo a la ribera del Manzanares.
Resulta complicado elegir al MVP, pero si de mí dependiese sería sin lugar a dudas el croata Mandzukic. Mario, la Taladradora, se cascó un partido completo que redondeó cuando estaba “el pescao vendío” marcando el cuarto a pase de Torres. Pero antes había dado el primero y participado en el segundo. Por no hablar de cómo se comió a Nacho, su par, de cómo le ganaba balones una y otra vez a Kroos o del espléndido taconazo que se sacó de la chistera cuando estaba acorralado junto al córner. El 9 es el vivo retrato del cholismo en su mayor expresión. Generosidad, constancia y trabajo. A Mario nadie le ha regalado nada, no se lo ha puesto fácil ni prensa ni afición.
Lo de Titeuf  Griezmann es de otro mundo. El francés ha terminado de enamorar a los seguidores indios a base de calidad y goles. El sábado, además del gol, dejó destellos de supercrack que ya no llama a la puerta, la ha tirado de una patada.
Lo mismo intenta Saúl que no desaprovechó el contratiempo de la lesión de Koke y firmó uno de los goles si más bellos de los últimos años en el Calderón. Por no hablar de Siqueira… Guillerme comenzó dubitativo. Ansaldi le comió la tostada y sus tiros en el pie le pusieron en el banco, sin esa titularidad que a principios de temporada parecía segura. Tras la lesión del argentino, con trabajo y vehemencia, se ha ido haciendo y mejorando hasta llegar al partidazo del sábado. Y qué decir de Godín… El Faraón, con nariz rota incluída, mostró un día más su jerarquía en el campo, es un líder indiscutible.
Para ser justo debería de mencionar a todos, pero me quedaría (aún más) largo. Tiago, Gabi, Miranda, el incombustible Juanfran, Torres, y tal y tal…
El Madrid, mientras tanto, ni estaba ni se le esperaba. Apabullados por las acometidas colchoneras no fueron capaces de crear peligro real a Moyá, gracias también al muro defensivo que plantó el Cholo, un área inexpugnable.
Cristiano quería ganar la Liga en el Calderón y, ahora, lo mismo la pierde en el Camp Nou. O no. Los títulos se ganan en mayo y, cuando esté Modric, el Madrid volverá a mostrar su mejor cara y regresará a ese nivel que se le ha visto. Si no, la temporada puede acabar en descalabro. No lo creo.

Por su parte el Atleti pasó otro derbi más en la oficina, y ahora a pensar en Vigo.

Suso Rama