lunes, 26 de octubre de 2015

El día que Rossi se cayó con todo el equipo

Sin lugar a dudas hablar de Valentino Rossi es hablar del piloto de motos más rentable y con más talento en los últimos 20 años del motociclismo. Su imagen chulesca crea tantos amores como odios allá donde va, hasta ayer. Ayer inclinó la balanza. 
Desde luego no será Hijo Predilecto en España, y no sólo por pegarse con el niño bonito actual del deporte español, también por la desilusión de ver lo que otrora podría considerarse un ídolo del deporte derribar a un compañero soltando una coz donde había mucho más que un Mundial en juego, también la integridad física de uno y otro piloto. No todo vale para ganar, y eso también los piensan un 30% alto de italianos que así mostraron su pesar en la encuesta de la Gazzeta dello Sport. Como es obvio, el restante 70% apoya a su compatriota. En una época de tan poco éxito deportivo italiano el último bastión resiste, siendo el claro favorito a llevarse el Mundial de MotoGP en la última carrera.
¿Cómo llega a esa posibilidad? Gracias a la aquiescencia de la competición, que quiere seguir vendiendo camisetas y pegatinas de Vale, pase lo que pase y haga lo que haga. La pela es la pela, y la sanción es irrisoria. 3 puntos del carnet, como cuando te bebes 3 cervezas y te cazan tus colegas de la Guardia Civil. Esos 3 puntos, más otro que tenía, le llevan a la última posición en la parrilla de Cheste. Resulta cómico. En 5 vueltas está en cabeza de carrera.

Ganará. Pero es sólo un Mundial. Valentino ha perdido mucho más: el respeto de la afición y de gran parte de sus compañeros.


Ayer Vale tiró a Marc, pero él se cayó con todo el equipo.

Suso

miércoles, 7 de octubre de 2015

Contigo no, bicho

IU y Podemos no irán juntas a las Generales. Pese a la lucha de Garzón por la confluencia al final el interés partidista de Coleta Morada ha hecho que se rompan las negociaciones. Podemos ve en IU a la asociación arcaica que sigue levantando la bandera del comunismo. Ellos, los neoprogres, quieren el centro. La izquierda a la que abrazaron en sus comienzos, seguramente por convicciones personales, ya no les sirve. Pero, ay amigo, como diría ese gran filósofo que pilota este país “un plato es un plato, y un vaso es un vaso”, y Pablo Iglesias es un “rojeras”, aunque cambie las camisas del Alcampo por las de marca.

La izquierda, la parte podemita incluída, volverá a caer en los mismos errores que ya cometió no hace tanto. De haber ido en confluencia en Madrid seguramente hoy el Presidente de esta comunidad se llamaría Ángel Gabilondo. En diciembre, cuando Podemos e IU (o AeC) se expongan ante el pueblo, seguramente se acuerden de estas negociaciones fallidas. Y más si C’s sigue creciendo (con la ayuda de la prensa, sin lugar a dudas), y el PSOE reforzándose.

Al final IU/AeC tendrá que conformarse con celebrar que entran en el Congreso (de no hacerlo sería un palo del que costaría mucho levantarse) cuando podían celebrar que vuelve la izquierda tradicional a la política. Quedarían atrás los discursos en tribuna protestando, tocaría ponerse a currar. Pero no será. Coleta Morada sigue más preocupado en su propia imagen que en las bases de su partido, esas que le marcan el camino, según él dice.

Y mientras Soraya baila, porque como podría reinventarse el refrán “por votos baila el mono”.


Elecciones Generales, idos ya por favor.

Suso